España con jerarquía va por la Gloria

España la pasó mal durante la semifinal pero terminó apostando a los quilates de sus jugadores y se metió en la gran definición ganándole a Australia 95-88, en doble tiempo suplementario. Marc Gasol fue la gran figura, Ricky Rubio determinante y Llull decisivo en la segunda prórroga.

España jugará la segunda final de su historia luego de haberle ganado un verdadero partidazo a Australia. El equipo de Sergio Scariolo se escapó con la victoria por 95 a 88 tras dos tiempos suplementario, e intentará repetir el título obtenido en Japón 2006 frente al ganador de Argentina o Francia.

La jerarquía española inclinó la balanza en el segundo suplementario. Los europeos corrieron gran parte del juego de atrás, con muchos problemas ofensivos (debido a sus bajos porcentajes) y sin poder detener al gran Patty Mills, que encabezó a los australianos con 32 puntos.

El primer cuarto fue el que más libre se jugó por parte de ambos equipos. Australia gozando de buena puntería (8/14) y con gol en varias manos. Mientras tanto España se mostraba algo más frío, pero Juancho Hernangomez sostendría al equipo con sus iniciales 8 puntos. Tanto los “aussies” como la Roja estaban a puro bombazo: Entre ambos lanzaron 18 triples. Los primeros diez minutos fueron para los de Scariolo 22-21.

Toda la fluidez y rapidez observada durante el primer cuarto se esfumó en el segundo, sobre todo por el lado de España. Australia metió un parcial de 11-2 aprovechando la sequía de su rival (1/8) para tomar una ventaja de 32-24. La embestida oceánica logró ser controlada cuando Scariolo dispuso una cambiante zona 3-2 con la que logró bajarle el rimo.

De esta manera, y pese a su pobre acierto de cancha (3/16), España logró mantener cerca a Australia, que continuaba dañando con Mills (7); se arrimó a cuatro, pero el base de los Spurs clavó un triple y mandó el partido a los vestuarios con un 37-32 a su favor.

Los de Andrej Lemanis dependían de las decisiones de Mills, no obstante lograron sacar una máxima de 50-39 a falta de 4:52 para el cierre del tercer cuarto. Luego el entrador optó por darle descanso a su base estrella, pero un minuto después dispuso su reingreso cuando vio que el equipo parecía tambalear.

Marca Gasol, la gran figura de la cancha con 33 puntos, 6 rebotes, 4 asistencias y 2 tapas, tomó las riendas para anotar 7 tantos en el período. Rubio – de menos a más – aportó lo suyo, al igual que Llull. España insinuaba pero no podía, y Australia se fue ganando 55-51.

Durante el cuarto chico daba la sensación que España iba a llevarse el partido antes del suplementario porque los “Boomers” comenzaban a quedarse sin respuestas, y la jerarquía europea empezaba a aflorar.

Sin embargo Australia jamás se bajó de la lucha. Con 28 segundos en el reloj, y el partido 70-69 para los de Oceanía, Mills fue protagonista de dos acciones negativas: Primero perdió el balón, y cuando Gasol dejó a España 71-70 desde la línea, el base buscó la falta, aunque solo anotó uno de sus dos lanzamientos. Partido 71-71 y suplementario.

La primera prórroga fue a pura tensión. Gasol era ya, decididamente, el pilar español. Con cinco puntos seguidos de su autoría los de Scariolo se adelantaron 76-71, pero Australia respondió con una bomba de Mills y un doble de Nic Kay, de gran actuación (16 pts, 11 reb).

Nuevamente Mills desde la línea puso al frente a su equipo 80-78 con 14 segundos por jugarse, luego de una dudosa falta cobrada a Gasol en mitad de cancha. El otro lado, el centro catalán contestó de la misma forma para llevar el partido a un segundo tiempo extra.

Ya en este período fue todo de España y su enorme jerarquía. Rubio se vistió de crack, y aparecieron los triple de Llull: Uno en la marca de los 4 minutos, y otro a falta de 2:06 para decretar un 90-82 que sería indescontable para Australia, que una vez más se queda en la puerta de la final.



Entradas relacionadas