EXTRANJERO EN EL EXTRANJERO (1)

En este apartado hoy nos toca conocer la realidad en países de América en lo referente a los requisitos mínimos que se necesitan o se requieren para que un Entrenador Profesional extranjero pueda trabajar y dirigir equipos deportivos.

En diferentes publicaciones iremos haciendo una exposición de diferentes naciones; ocupándonos el día de hoy de lo dispuesto en URUGUAY, país cuya Asociación de Entrenadores (ANEBU), tiene un excelente funcionamiento y normativas muy claras sobre el régimen que los Entrenadores Extranjeros necesitan para poder trabajar en este hermano país de América del Sur, siendo este acuerdo respetado a rajatablas por la entidad matriz, la FUBB.

Al respecto en el Reglamento que se halla anexado al Estatuto del Entrenador de la ANEBU de Uruguay se dispone en su Capítulo 3, Articulo 6 a partir del Inciso 4 lo siguiente:

6.4- Sólo podrán ejercer funciones de Entrenador de Básquetbol en clubes, selecciones nacionales y en todo equipo que intervenga en competencias organizadas, promocionadas, avaladas y/o reconocidas por la FUBB, los ciudadanos extranjeros que cumplan con los siguientes requisitos.

       6.4.1- Para ocupar el cargo de Entrenador de una Selección Nacional, el entrenador extranjero deberá:

  • 6.4.1.1  Haber actuado como Entrenador Jefe en el Torneo Universitario de la NCAA  (División I) de los Estados Unidos o haber ocupado puestos importantes en los Staff Técnicos de la NBA.
  • 6.4.1.2 Haber obtenido alguno de los tres primeros puestos en torneos sudamericanos o panamericanos (clubes o selecciones).
  • 6.4.1.3 Haber ocupado alguno de los primeros seis lugares en Torneos Olímpicos, Mundiales o Europeos.
  • 6.4.1.4 Haber obtenido alguno de los cuatro primeros lugares en Ligas Nacionales cuyos países estén ubicados en los primeros 10 lugares del ránking FIBA.
  • 6.4.1.5 Poseer una trayectoria internacional destacada a juicio de los Neutrales del Consejo Superior de la FUBB y en acuerdo con el Colegio de Entrenadores.
  • 6.4.2- Para ocupar el cargo de Entrenador Jefe o Asistente en un club afiliado a la FUBB, el Entrenador extranjero deberá poseer un experiencia laboral no menor de 3 temporadas (con el 80% mínimo en cada una) en las ligas de los países ubicados en los primeros 10 lugares del ranking FIBA en los últimos 6 años y en el nivel al que aspiran dirigir. Debe tramitar también la reválida del título ante la ENE.FUBB.
  • 6.4.3 – Ciudadanos extranjeros que realicen el curso en la ENE-FUBB deberán tener mínimo dos años de residencia comprobada antes de ejercer la función de entrenador habilitado y documentos nacional (Cédula de identidad).
ANEBU ES LA ASOCIACIÓN DE ENTRENADORES DE BÁSQUETBOL DE URUGUAY

Como podrán apreciar se exigen altos y prestigiosos antecedentes para poder trabajar en este país vecino, ya que para aquel entrenador que no tuviera pergaminos internacionales necesariamente su país de origen deberá estar entre los 10 mejores posicionados del ránking FIBA y además haber terminado entre los 4 primeros de su propia Liga; lo que hace que esto constituya un filtro muy sólido para que solo profesionales de jerarquía lleguen al Uruguay, lo cual denota y saca a relucir un gran ejemplo de como igualar para arriba, apuntar a la excelencia y dar jerarquía al medio nacional en nuestro deporte.

Al respecto en Paraguay, el parámetro propuesto por el GREPB a las autoridades de la CPB fue de llegar a un acuerdo y considerar «Arraigados» a los Entrenadores Extranjeros trabajando ya hace años en el país como Juan Pablo Feliú, Daniel Cano, Luis Oroño, Jorge Cortez, Juan Bidarra, Sergio Kreizer y Carlos Zámparo y a partir de este año establecer el siguiente lineamiento:

Para trabajar en Paraguay el Entrenador Extranjero deberá demostrar fehacientemente por lo menos haber dirigido en la Liga principal del país de origen, además de eso admitir la segunda categoría de Argentina y España por el nivel de baloncesto de ambos países o haber dirigido una selección internacional.

Esperemos que este acuerdo verbal sea respetado siempre y que en el futuro cuando nuestra Liga sea más poderosa, se pueda proponer un parámetro más ambicioso, por el bien de todo nuestro básquetbol y el de nuestra amada profesión en el país..

Entradas relacionadas