FRANCIA QUEDO TERCERA

Francia se colgó la medalla de bronce como lo había hecho en 2014. Venció a Australia 67 – 59 de la mano de De Colo con 19 pts y Fournier con 17 unidades. Un segundo tiempo aplastante de los galos tras ceder en el inicio del juego.

El que golpeó primero fue Australia con cinco puntos de Patty Mills y dos de Nick Kay, quien fue incluido en el quinteto titular. El partido empezó con muchas imprecisiones por parte de ambos equipos, pero un par de acciones, sobre todo cuatro faltas en ataque de Francia, marcaron el rumbo de ese segmento del juego. No obstante, el mismo Mills sigue a lo suyo y lideró a la selección oceánica con ocho puntos.

En ese contexto impreciso, un triple de Nando De Colo cerró un primer acto muy discreto de Francia. Ese momento de mucha más tensión y de situaciones en las que los dos equipos no lograban entrar en juego, Australia gracias su dureza en defensa y al acierto de Mills en ataque dominó las acciones para quedarse con el primer período 16-11.

En el segundo cuarto, comenzó a confirmarse lo visto en el primero. Australia estuvo un poco mejor en el partido y, por momentos, sacó de juego a los franceses, aunque los europeos empezaron a reaccionar sobre todo desde la defensa y se comenzó a acercar por momentos en los números a un rival que si bien estuvo mejor, mostró algunas flaquezas en su juego por ese entonces.

Evan Fournier, en Francia, nos estuvo acertado hasta ese momento (1/7 en tiros de campo), pero el escolta de los Orlando Magic acercó a Francia desde la línea de lanzamientos libres. En ese lapso del partido, sumó también buenos minutos Labeyrie, quien tomó seis rebotes y su equipo estuvo abajo 22-18.

En el comienzo del segundo tiempo, siguió mandando Australia, que consiguió un doble y falta de la mano de Nick Kay para seguir estirando su ventaja. Y esto pareció no ser suficiente, otro 2+1, en este caso de Joe Ingles, que a esa altura sumaba 15 puntos y además provocó la tercera falta personal de Rudy Gobert, dejando a Francia completamente fuera del partido.

El partido siguió siendo muy duro y áspero físicamente y esa situación benefició mucho más a Australia, aunque Fournier acerca a Francia después de una falta antideportiva de Chris Goudling. Hasta que apareció Batum con un triple con el que el alero de los Charlotte Hornets obligó a un pedido de tiempo muerto de Andrej Lemanis para que Australia no perdiera el control del partido.

Pro a esa altura, el juego cambió el rumbo definitivamente. Parcial de 19-6 a favor de los galos comandado por Batum, De Colo y Poirier para meterse en el partido, ventaja que coincidió con el tiempo de descanso de Dellavedova. Australia salvó, pero fue una Francia muy distinta a la de la primera parte.

El encuentro siguió siendo de bajo goleo y en ese marco, Australia tomó otra vez una leve ventaja que lo llevó a escaparse levemente en los números 26-18. El equipo oceánico fue escapándose hasta tomar su máxima ventaja del partido (+9) llegando al descanso en el partido.

Los jugadores franceses protestaron por una posible falta en el cierre del segundo cuarto y la mejor noticia para ellos fue que pese a anotar sólo 21 puntos en la primera parte, la desventaja no es muy grande (30-21).

Después de haber estado 15 puntos abajo en el marcador (25-40), el combinado francés se volvió a meter en el partido con las acciones de un Nicolas Batum que despertó también a su equipo desde la defensa y dejar abajo a su equipo 46-42 para entrar al último período.

Y en el último cuarto, Francia estuvo arriba en los números por primera vez (47-46). Cinco puntos de Nando De Colo, que siguió enchufadísimo en el partido, le dieron a Francia su primera ventaja en el partido y más tarde, tres puntos más del propio escolta francés siguieron ampliando esa brecha ante un Australia que parecía no encontrar respuestas en ese lapso del juego.

Sin embargo, Dellavedova empató el partido. Un dato en ese segmento del partido marcó que con de Vincent Poirier hubo un +13 para Francia mientras que con Rudy Gobert estuvo en un -13. En ese momento, se produjo un intercambio de puntos, con Patty Mills devolviendo la ventaja para Australia. El base de los Spurs no anotaba puntos desde el primer cuarto.

En ese intercambio, fue fundamental Albicy, quien marcó su segundo triple y se convirtió en el protagonista inesperado en la reacción de Francia. Seis puntos y +16 en el +/- para él.

Allí, apareció ahora Gobert para anotar sus dos primeros puntos y darle el +4 a Francia (60-56), su mayor ventaja en todo el partido. Muy metidos los galos mientras que Australia se fue sacando e incluso discutiendo con los árbitros.

Francia aprovechó esta situación y Albicy con otro triple siguió estirando las diferencias y en el siguiente ataque Ingles no tocó ni el aro. Francia comenzó a asegurar su tercera colocación a falta de 47 segundos para el final, dejando la historia 63 a 56.

Aún así, un triple de Mills mantuvo viva la expectativa de Australia y aunque Francia tiene el partido en su mano, Australia no se dio por vencida. Tras un tiempo muerto a falta de 38 segundos, otra vez De Colo anoto rápido para Francia y en el siguiente ataque falló Dellavedova.

Así, los franceses comenzaron a mirar de reojo la medalla de bronce a 25,2 segundos para la conclusión, hasta que finalmente el combinado dirigido por Vincent Collet logró quedarse con el tercer lugar del podio después de protagonizar una remontada sensacional.

Los galos llegaron a ir perdiendo por 15, pero un parcial de 42-19 a partir de ese momento le dio la vuelta al marcador a Australia. Fue un gran partido de De Colo, pero también hay que destacar el trabajo de Batum, Poirier y Albicy.

Por parte de Australia, que se vinieron abajo incomprensiblemente, Ingles y Dellavedova fueron los más destacados mientras que Mills y Baynes no lograron meterse en el juego de manera defintiva.




Entradas relacionadas