«YO SOY» MIGUEL MASCAREÑO

Esta vez nos toca conocer la historia de un excelente deportista, hoy día Entrenador Profesional de básquetbol quien en su época de jugador llegó al máximo nivel, …a la división de élite. El mismo siempre demostró una conducta intachable en cada encuentro deportivo en el que le tocó participar; en este momento se halla con la intención de volcar todos esos conocimientos y vivencias deportivas desde la conducción técnica; estamos hablando del ciudense Miguel Mascareño quien nos narra su historia en tercera persona de esta forma:

Miguel Angel Mascareño Segovia, nacido en Asunción del Paraguay un 11/11/1975, de profesión Abogado, hijo de Don Miguel Angel y Doña Justina, es una persona que con mucha humildad, sacrificio y perseverancia, supo llevar exitosamente su carrera basquetbolística.

Ya en su faceta de entrenador considera que tiene muchas ganas de seguir enseñando sus conocimientos y obviamente, seguir aprendiendo de otros, ya que según su parecer, lo único que no ocupa espacio en uno mismo es el conocimiento.

Cómo deportista, empezó con la práctica del fútbol desde su niñez y adolescencia aunque en esta última etapa habría de incursionar como deporte complementario, en el básquetbol, que por casualidad fue adentrándose sin siquiera haber hecho las formativas desde su raíces, es decir, nunca practicó desde la categoría mini. Sin embargo, justamente fue el básquetbol lo que le supo dar muchas satisfacciones a nivel deportivo ya que pudo debutar en la Primera División siendo muy joven; haber representado al Paraguay en 2 Sudamericanos, Cadete y Juvenil, respectivamente, logrando incluso en esta última categoría una Medalla de Bronce en el Sudamericano Estudiantil que se habría desarrollado en la Ciudad de Viña del Mar, Chile.

CIUDAD NUEVA 1990 (CLASE 75) CAMPEON METROPOLITANO Y VICE-CAMPEON NACIONAL (CAPITAL)

Su trayectoria como basquetbolista lo inicia en el Club Ciudad Nueva, más conocida como «La Catedral del Básquetbol Paraguayo», en el año 1988, cuando tenía 13 años, fue a probar suerte en este deporte, mediante la invitación de su tío y padrino, César Fernández quien fuera jugador del Ciudad Nueva, equipo con el que supo conquistar múltiples campeonatos durante los años 60, siendo así, éste, el primer técnico que tuvo en los orígenes como jugador. Fue así que empieza su vertiginosa carrera en éste hermoso deporte.

Recuerda que en el año 1990, en la categoría infantil, el Ciudad Nueva formó un equipo cuasi imbatible dónde predominó la altura de sus jugadores, era un equipo con promedio de altura de 1,90 mts., con una buena preparación física – técnica, supo campeonar en aquél año, perdiendo un sólo partido, el cual fue contra Libertad en carácter de visitantes. Sin embargo, el proceso se interrumpió por varios motivos extrabasquetbolísticos sino ese mismo equipo, sumado a los jugadores con mayor experiencia que ya estaban en el plantel de primera, tales como Luis Schmeda, Angel Vega, Edgar Cordero, Aldo Kabout y otros, podría haber aspirado un campeonato que no se daba a nivel de primera desde el año 1985.

UN JOVEN MIGUEL MASCAREÑO EN EL POTENTE CIUDAD NUEVA DEL 92 DIRIGIDO POR EL MUNDIALISTA RAYMOND DALMAU Y ASISTIDO POR EL MAESTRO «ÑORI» ARCA GONZÁLEZ

En el año 1993, se da su traspaso al Club Libertad, dónde ese año, le cupo jugar en tres categorías de manera simultánea, es decir, jugó en la categoría juvenil, reserva y en primera, habiendo campeonado en las dos primeras categorías y habiendo tenido un buen desempeño en la categoría principal. Posteriormente, en el año 1996 hasta el 2004, jugó por la Universidad Autónoma de Asunción, donde además de jugar, esta universidad le dio de la mano del director deportivo, Juan Carlos Orihuela, la oportunidad de jugar y de estudiar de manera simultánea para luego, en el año 2.005 regresar y jugar una temporada más con el equipo de “la banda roja”, en la máxima categoría del básquetbol paraguayo.

También, jugó torneos de la categoría de Ascenso con los equipos de: San Lorenzo, equipo con el que ascendió a primera división en el año 1994, River Plate «El Kelito» y Cristo Rey.

En el año 2010 termina la carrera de «Técnico Superior de Básquetbol» en la Escuela Nacional de Educación Física (ENEF), donde le tuvo como Profesor en técnica y táctica a una de las eminencias del Básquetbol Paraguayo tal como lo es el Prof. Gualberto Echague, quien sin lugar a dudas sabe dejar buenos legados con relación a su experiencia y enseñanza. También recuerda a grandes profesores que tuvo durante su carrera como jugador. tales como: Edgar Cordero (Padre), Miguel Angel «Ñori» Arca, Carlos María Ljubetic, García, Sindulfo Salinas (+), Santiago Ochipinti, el Boricua, Raymond Dalmau  y por supuesto, al Prof. César Fernández, a quiénes desde ésta página, les agradece por toda las enseñanzas que le supieron brindar.

Ya en la faceta de entrenador, le cupo realizar escuelas de básquetbol que tenían lugar en el periodo de vacaciones de verano en clubes como Nueva Estrella, Club 3 de Noviembre e incluso, en el predio del Colegio Nacional de la Capital.

También durante un corto tiempo, en el año 2013 fue entrenador de la categoría U17 del Club Ciudad Nueva.

Actualmente no está trabajando en la profesión de entrenador, debido a que el horario laboral le impide postularse como coach de alguna institución educativa, aunque le gustaría poder tener alguna oportunidad de enseñar y transmitir sus conocimientos a los niños y jóvenes que gusten de la práctica de este maravilloso deporte.

MIGUEL MASCAREÑO DIRIGIENDO MINIBASQUETBOL EN UNA ESCUELA DE VERANO

A continuación el Profe nos respondio las siguientes preguntas:

-Quinteto ideal de jugagores que han jugado contigo?

Ángel Vega, César Rallo, Víctor Villalba, Fidel Espinoza (Café) y por supuesto yo, jaja!

-Cuál era el equipo más difícil de enfrentar

Sin lugar a dudas, el Sol de América de los hermanos Velázquez, Carlitos Cabral, Javier Samudio entre otros duros guerreros.

-La cancha más difícil?

Sol de América de local, era la más difícil después de la del Ciudad Nueva.

-Tu momento más feliz en una cancha de basket?

Todos fueron buenos; haber podido jugar durante 20 años de manera seguida, hasta que las lesiones de las rodillas empezaron a pasar factura.

– Eras muy alto en las formativas sacaste ventajas de esto en aquella época?

Sí, realmente, tenía una altura importante para aquellos tiempos, a mis 13 años medía 1,90 mts., sin embargo me faltaba mucho por aprender especialmente en cuanto a los fundamentos y técnicas, lo cual con mucha paciencia, perseverancia y sacrificio pude lograrlo, esto considerando que no hice la Mini que para mí es la gran base de todo en este deporte.

– Qué significó para vos llegar a la selección paraguaya?

Es lo más hermoso y gratificante para un deportista, fuese en el deporte que sea, el poder representar a su país. Felizmente tuve la oportunidad de hacerlo en categorias menores, aunque también me hubiese gustado haber formado parte de algún seleccionado de mayores, que estimo en aquella época era algo difícil de hacerlo puesto que estaban en pleno auge algunos «monstruos» como: Luis Schmeda, Nene Penzkofer, Luis Ocampos, Esteban Cabrera por citarlos a algunos, que obviamente tenían mucha cancha más que yo. No obstante, me reconforta haber compartido con estos grandes jugadores. 

MASCAREÑO CON LOS MINIS EN UN ENTRENAMIENTO MATUTINO

– Quiénes son los entrenadores que más recordás y qué aplicarías de ellos?

Cada uno de mis entrenadores supieron dar lo mejor de ellos hacia mí, orientándome y transmitiéndome sus conocimientos. Siempre, le estaré muy agradecido a todos ellos, principalmente al Prof. César Fernández quien me brindó el ABC de este deporte y consecuentemente a los distintos profesores a quienes tuve el privilegio de tenerlos como entrenadores tales como: Edgar Cordero (Padre), Miguel Angel «Ñori» Arca, Carlos María Ljubetic, García, Sindulfo Salinas (+), Raymond Dalmau e incluso al Prof. Angel Vega, quien para mí, de entre los entrenadores activos, hoy por hoy es unos de los mejores estrategas que tiene nuestro básquetbol. Cada uno de ellos demostraron mucha idoneidad durante sus respectivas facetas de entrenadores.

– Quién era tu mejor amigo en el basquet?

Lo bueno de este deporte, es que te permite tener muchos amigos donde vayas, a nivel nacional en algunos casos y pasando fronteras en otras.

Sin dudas, existe una camada de jugadores con el que te identificás y en lo particular, pertenezco a la generación de jóvenes noventosos, quienes hasta hoy, tenemos muchas ganas de seguir aportando al bienestar de este loable deporte.

– Quién fue el Pivot más difícil de marcar para vos?

Sin lugar a dudas a Arnoldo «Nene» Penzkofer, que con sus 2,12 mts., era muy difícil de marcarlo.

– Cuáles son tus metas como entrenador?

Actualmente mi meta es poder ser entrenador de algún Club o de alguna Institución Educativa, luego, considero que las metas ya sea a corto, mediano o largo plazo vendrán por añadidura.

– Qué categoría te gustaría dirigir?

Me siento muy motivado enseñando a todas aquellas personas que deseen aprender a jugar, ya sean niños o jóvenes. Brindar el conocimiento, el ABC de este deporte es muy gratificante para mí.

– En el GREPB estás desde que nació. sos un oso blanco del gremio?

El Gremio de Entrenadores surgió en sus orígenes, mediante la unión de unos cuantos amigos de la zona central e interior del país, que nos constituímos gracias al uso de la tecnología, es decir, mediante la formación del grupo de WhatsApp, primeramente, luego con el trascurrir del tiempo, fueron sumándose otros colegas, lo cual nos permitió deliberar con mejores objetivos la situación actual de nuestro básquetbol y la de nuestra profesión. Ante la situación preocupante y considerando que podemos aportar nuestro «granito de arena», felizmente, luego de algunas reuniones se pudo constituír con todas las de la ley esta nueva nucleación, que sin dudas, está abierta para que otros entrenadores se vayan adhiriendo.

Nuestro propósito y espíritu como Gremio, es la de aportar lo mejor de uno mismo para el beneficio de los colegas a nivel general y además, apoyar con nuevas ideas a nuestra matriz del básquetbol paraguayo, es decir a la Confederación Paraguaya de Básquetbol (CPB).

– Cómo te definis de carácter?

Soy una persona humilde con valores en cuanto a la responsabilidad, honradez y la disciplina.

– Cambiarías algo de tu carrera deportiva y si es así qué cosa?

Considero que no cambiaría nada de mi vida deportiva, aunque me hubiese gustado mucho haber vivido aquellos momentos con la tecnología de hoy, me hubiese cambiado la vida, ya que entiendo que hoy los jóvenes tienen mediante la globalización, mejores oportunidades para alcanzar un sueño que para mí en aquellos tiempos era algo intangible, cómo por ejemplo, haber migrado a los EE.UU o bien, en países vecinos como la Argentina o Brasil dónde el básquetbol es un deporte profesional.

-Un sueño o un deseo.

Anhelo mucho que nuestro básquetbol sea competitivo a nivel regional, en todas sus categorías y que tanto jugadores como entrenadores tengan oportunidades de volverse profesional, respetando sus derechos y haciéndoles cumplir con sus obligaciones..

INTEGRANDO LA SELECCIÓN PARAGUAYA DE CADETES DONDE JUGO COMO PÍVOT TITULAR EN EL SUDAMERICANO DE PEDRO JUAN CABALLERO EN 1991, EN LA FOTO APARECE JUNTO A CARLOS VALDOVINOS Y CÉSAR RALLO.

Entradas relacionadas